Tasa fija y tasa variable ¿Cuál es la mejor para solicitar un préstamo?

Equipo Editorial | en Crédito | 10/7/2019

Muchas personas suelen tener sueños o proyectos que no pueden desarrollar básicamente por la falta de recursos financieros. Afortunadamente, en la actualidad muchas entidades bancarias ofrecen préstamos o créditos que permiten llevar adelante cualquier proyecto o sueño que se desee ejecutar.

Sin embargo, son muchas las personas que, a pesar de sentir la necesidad de ir adelante con el proyecto o simplemente presentar dificultades financieras, no acuden a las entidades bancarias para solicitar esos préstamos. Una de las razones es por las tasas de interés que deben costear para devolver el préstamo solicitado.

Antes de definir cada uno de los tipos de interés que existen es propicio definir qué es un interés. De acuerdo con algunas citas, interés es un indicador que se utiliza para medir la rentabilidad de los ahorros e inversiones. Asimismo es empleado para determinar el costo del crédito. Dicho de otra manera, a la hora de solicitar un crédito se expresa como un porcentaje del referido total del crédito o la inversión.

Por otro lado, un crédito se define como una transacción financiera ofrecida por banco u otra instituciones similares en donde estas le prestan a las personas o cualquier otra figura una cantidad de dinero determinada bajo la condición que, el deudor (la persona que recibe el crédito) regrese a la institución todo el dinero prestado más los intereses.

En este sentido existen una variedad de créditos, cada uno de ellos destinado a una actividad específica como por ejemplo comprar un vehículo, una casa. En cuanto a los intereses existen dos tipos, los que son de tasa fija y tasa variable.

Que son los intereses con tasa fija

Para entender un poco el mundo financiero se debe conocer que una tasa de interés fija es aquella que desprende un indicador pasivo. Es decir, el monto a pagar por el préstamo o crédito recibido se mantendrá igual durante cada uno de los meses en los cuales se debe pagar el compromiso.

En otras palabras, un financiamiento o préstamo a tasa fija, significa que la tasa de interés cobrada en el préstamo se mantendrá fija durante todo el plazo del préstamo, independientemente de las tasas de interés del mercado. Esto dará lugar a que sus pagos sean iguales durante todo el plazo. Si un préstamo a tasa fija es mejor dependerá del entorno de la tasa de interés cuando se obtenga el préstamo y de la duración del mismo.

Cuando un préstamo se fija para todo su plazo, se mantiene a la tasa de interés del mercado que prevalece en ese momento, más o menos un margen que es exclusivo del prestatario. En términos generales, si las tasas de interés son relativamente bajas, pero están a punto de aumentar, entonces será mejor asegurar su préstamo a esa tasa fija.

Dependiendo de los términos de su acuerdo, su tasa de interés en el nuevo préstamo se mantendrá igual, incluso si las tasas de interés suben a niveles más altos. Por otro lado, si las tasas de interés están en declive, entonces sería mejor tener un préstamo de tasa variable. A medida que caigan las tasas de interés, también lo hará la tasa de interés de su préstamo.

Qué es una tasa variable

Por otro lado, también es probable que las entidades ofrezcan préstamos con una tasa de interés variable. Por otro lado, un préstamo con tasa de interés variable es aquel en el cual la tasa de interés cargada en el saldo pendiente varía a medida que cambian las tasas de interés del mercado. Esta situación deja como resultado que los pagos también variarán (siempre que los pagos se combinen con el capital y los intereses)

La tasa fija y la tasa variable, también conocida como tasa ajustable, son los dos medios por los cuales se puede calcular el interés en un préstamo monetario. Si está buscando un préstamo, se le puede dar la opción de elegir entre los dos. La mejor tarifa para sus necesidades puede depender de varios factores, ya que ambos tienen ventajas y posibles inconvenientes.

Cuáles son las ventajas y desventajas de las tasas fijas

Por su puesto que cada tipo de préstamo tiene especificaciones particulares que pueden o no beneficiar al deudor. Por ello siempre es recomendable que la personas que va a tomar el préstamo revise bien cada una de ellas para determinar cuál resultará más conveniente.

Entre las ventajas que puede tener el préstamo con tasa fija es que la misma conlleva la prelación de que el prestatario siempre sabrá exactamente cuánto de un pago debe realizar cada mes. Con ello el deudor sabrá planificarse para honrar cada compromiso.

No obstante, la desventaja es que si las tasas de interés bajan significativamente, el prestatario aún continúa pagando la tasa más alta. Además, un préstamo a tasa fija puede ser más difícil de obtener de un prestamista debido a pagos más altos. La certeza de un préstamo hipotecario fijo le permite establecer un presupuesto preciso.

La naturaleza inflexible de un préstamo hipotecario fijo es tanto una bendición como una maldición. Le brinda una gran sensación de certeza, incluso cuando la economía atraviesa tiempos difíciles, pero también ofrece pocas opciones y libertad.

Las hipotecas de tasa fija generalmente no le permiten hacer reembolsos adicionales o, si lo hacen, es posible que tenga que pagar una tarifa considerable. Esta restricción esencialmente limita la velocidad a la que puede pagar su préstamo hipotecario, en algunos escenarios, lo que lo hace más costoso que una alternativa variable.

Además, si realiza ajustes a su préstamo o vende su casa dentro del plazo de su hipoteca, es posible que también tenga que pagar costosos costos de descanso, a menudo por miles de dólares.

Cuáles son las ventajas y las desventajas de las tasas variables

Una cosa que se debe entender es que por lo general los especialistas recomiendas a las personas bancarizadas que adquieran bienes, en la medida que sea posible, aprovechando los préstamos o créditos de los bancos. Ello es muy importante debido a que permite adquirir elementos sin descapitalizarse.

En este sentido, hay quienes suelen ser más arriesgados y toman un préstamo de tasa variable. Este puede resultar en un pago más bajo a corto plazo, pero conlleva el riesgo de que la tasa aumente a largo plazo y produzca pagos significativamente más altos.

Si no espera mantener el préstamo por mucho tiempo, entonces una tasa variable puede ser la mejor opción. Además, un préstamo de tasa variable puede permitirle pedir prestado una mayor cantidad de dinero si su crédito no es el adecuado.

La desventaja que suelen presentar este tipo de intereses es que si la tasa de interés aumenta podría influir y no será posible que la persona que tome el crédito poder cumplir con sus compromisos u obligaciones de pago.

El inconveniente número uno de los préstamos hipotecarios variables es el nivel de incertidumbre financiera asociada con ellos. Debido a que los préstamos hipotecarios variables están vinculados a la tasa de efectivo, la cantidad de interés que debe pagar está más o menos a merced de condiciones económicas más amplias fuera de su control. Esto significa que sus reembolsos requeridos probablemente fluctúen significativamente en el curso de su hipoteca, lo que hace que sea difícil establecer y mantener un presupuesto preciso.

¿Cómo decidir si es mejor tomar un préstamo con interés variable o con interés fija?

Al momento de tomar la decisión (o la necesidad de) adquirir un producto financiero, como un crédito. Las entidades o bancos suelen ofrecer diferentes tasas. Por ello es importante contar con la información correcta para realizar la mejor escogencia.

Como se expresó anteriormente, cada una de las tasas de interés ofrecen diferencias que son muy importantes y determinan, cada una de ellas la medida de lo que va a pagar el cliente durante el tiempo que dure el contrato.

De acuerdo con muchos economistas, por sus características la tasa de interés fija es un tipo de interés sobre un pasivo o deuda. En este sentido, la misma suele ser recomendada a tomar para una hipoteca o un préstamo, los cuales permanecen igual durante todo o parte del plazo del endeudamiento.

Por lo contrario, una tasa variable es aquel donde los pagos por la deuda o pasivo varían, al alza o a la baja, dependiendo de las condiciones del mercado financiero y por lo general, están representadas a través de una tasa de interés de referencia, como la Tasa Básica Pasiva (TBP), la TED, la Tasa Libor o Prime o la más reciente, la TRI.

Melvin Garita es un economista latinoamericano que sostiene lo siguiente: "La diferencia radica en que las tasa fijas evitan o eliminan el riesgo de las tasas de interés; o sea, de los problemas que se podría tener si las tasas de referencia aumentan o disminuyen. Contrariamente las tasas variables se ajustan, cada cierto tiempo, a las condiciones del mercado", así lo expreso durante una conversación con el medio de comunicación El Financiero.

En líneas generales, la decisión de tomar una u otra tasa dependerá en su mayoría de las condiciones monetarias y fiscales de un país.

Por otro lado, se debe tomar en cuenta que hay una serie de factores que son determinantes a la hora de tomar una u otra tasa de interés. Dicho de otra manera, es fundamental evaluar las condiciones presentes y futuras del país para realizar la toma de cada tipo de tasa de interés.

Por ejemplo, cuando las condiciones del país son altamente volátiles, donde las tasas de interés suelen subir cada cierto tiempo y la inflación es elevada. Tomar un préstamo con tasa fija es la mejor opción debido a que permitirá hacerse de un bien o producto a un precio que al momento de cancelar el valor total del préstamo va a tener otro mayor.

Sin embargo, si una persona o empresa tiene ingresos fijos, o la mayor parte de ellos, preferirá recurrir a préstamos con tasas fijas. Esto se traduce en que al contar con ingresos fijos y constantes es posible presupuestar el dinero a pagar en el préstamo y que ello está dentro del presupuesto ordinario durante un tiempo determinado

Nota informativa
Este sitio web o sus herramientas de terceros utilizan cookies que son necesarias para su funcionamiento y para conseguir los objetivos indicados en la política de cookies. Si desea saber más o revocar su consentimiento a todas o alguna de las cookies, puede consultar la política de cookies.
Usted acepta el uso de las cookies al cerrar esta nota informativa, desplazarse por esta página, clicar sobre un enlace o botón o continuar navegando.

Crediplex no otorga préstamos. Es directorio de prestamistas y productos de pérstamo en Méxixco.